El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado el II Plan de Impulso de los Servicios Públicos 2020-2023, por el que se pretende convocar un total de 6.000 plazas de empleo público en ese periodo.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha comparecido tras la reunión del Consejo de Gobierno de este martes para informar de este asunto.

Según ha explicado Ruiz Molina, se ha hecho una estimación de mínimos, teniendo en cuenta que la comunidad cumplirá los objetivos de estabilidad, de manera que se pueda cubrir el 100 % de la tasa de reposición (por jubilaciones, fallecimientos o traslados), como viene marcado en la ley de Presupuestos Generales del Estado vigente que es la de 2018.

Con la tasa de reposición vigente, en los próximos cuatro años se podrán aprobar un total de 6.000 plazas de empleo público, de las cuales se prevén 2.000 para educación (34 %), 2.200 (37 %) para sanidad y 1.700 (29 %) para administración general (funcionarios y laborales).

En cuanto al balance del I Plan de Impulso de los Servicios Públicos, ha señalado que entre 2015 y 2019 se han convocado 12.000 plazas en las distintas ofertas públicas de empleo, porque a las previsiones iniciales de 6.700 plazas se pudieron sumar las de la tasa de estabilización.

El consejero ha manifestado que tras haberse aprobado las ofertas públicas de empleo de 2016, 2017 y 2018, en las próximas semanas se negociará la de 2019 y serán 2.000 plazas de nuevo ingreso más las de promoción interna, ha recordado.

Ha destacado que los principales objetivos de estos planes de Impulso de los Servicios Públicos son dar estabilidad a las plantillas, generar oportunidades de empleo, dar certidumbre a los ciudadanos interesados en optar a una plaza de funcionario y mejorar la calidad de los servicios públicos.

 

Fuente: El digital de Castilla La Mancha

 

PREVISIÓN DE PLAZAS POR COMUNIDADES

 

 

 

 

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo?