¿PORQUE LOS NIÑOS NECESITAN SABER ACERCA DE LA SEXUALIDAD?
Entendiendo la sexualidad ayuda a los niños a manejar sus emociones y la presión de sus amistades y compañeros. Con esta información, ellos pueden tomar control de sus vidas y tener todo tipo de relaciones amorosas. También les protege contra el abuso sexual y que se conviertan en abusadores sexuales.


¿CÓMO HABLAR CON SUS HIJOS SOBRE SEXO?
A menudo los padres encuentran muy difícil hablar con sus hijos sobre el tema del sexo. No obstante, es muy importante crear un clima abierto en el que hablar del sexo con sus hijos para que desarrollen actitudes sanas sobre el sexo y la sexualidad.
Lo primero que aprenden los niños sobre el sexo es de sus padres, tanto si los padres hablan con ellos como si no. Comienzan a aprender sobre la sexualidad al observar en la forma que sus padres se relacionan, escuchándolos y observando cómo reaccionan a la conducta y los mensajes sexuales (por ejemplo, de la televisión y las películas). Por consiguiente, los padres tienen la responsabilidad de educar a sus hijos sobre el sexo. Los padres también deberían establecer un buen ejemplo sobre la sexualidad. Los padres con actitudes sexuales sanas tienen más probabilidad de pasar dichas actitudes a sus hijos.


¿CÓMO HABLAR SOBRE EL TEMA DEL SEXO?

  • Hablen del sexo a un nivel adecuado. Cuando hablen del sexo con los hijos, los padres deberían tener en cuenta el nivel de madurez de los niños. Los padres deberían guiar las explicaciones al nivel de entendimiento de los hijos. Para los niños más jóvenes, el lenguaje debería ser sencillo y las oraciones cortas.
  • Comiencen pronto. Los padres deberían comenzar a hablar del tema del sexo, no simplemente del coito, pero del proceso de maduración, de las partes del cuerpo, etc., mientras los niños tienen poca edad. La curiosidad de los niños sobre el tema del sexo comienza a una edad temprana. Cuanto mejor afrontan los padres estas conversaciones iniciales, más fácil resulta hablar de los restantes temas cuando los niños crecen. Los niños que han hablado de estas cosas con sus padres se sienten más cómodos con el tema y se acercan más a menudo a sus padres con preguntas y problemas que puedan tener más tarde en la vida.
  • Estén disponibles. Los padres deberían hacer saber a sus hijos, con palabras y en acciones, que están disponibles para contestar a cualquier pregunta que sus hijos puedan tener.
  • Cuando hablen del tema del sexo, aténganse a los hechos. Cuando hablen del sexo con sus hijos, los padres deberían tratar estas conversaciones como harían con cualquier otra conversación importante: con calma y ateniéndose a los hechos. Los niños son muy perspicaces, y podrán decir si sus padres no se sienten cómodos con el tema del sexo. Si el niño o la niña se da cuenta de que sus padres no se sienten cómodos con el tema del sexo, será menos dado a dirigirse a sus padres con problemas o preguntas que le surjan más tarde. Los niños también podrían creer que hay algo malo con el sexo, o que es un tema tabú.
  • No esperen hasta que sus hijos hagan preguntas. Los padres deberían ser los que inician las conversaciones sobre el sexo. Los niños se sentirán cómodos comenzando las conversaciones sobre el tema más tarde. Es posible que algunos padres piensen que es un tema sobre el que es difícil conversar. No obstante, los padres pueden valerse del devenir de la vida diaria como una oportunidad para hablar del sexo. Por ejemplo, cuando los niños tienen poca edad, los padres pueden usar el cambio de pañales para enseñarles cuáles son los órganos genitales y decirles el nombre de las partes del cuerpo (use siempre los nombres correctos). Si un niño o niña ve a una mujer embarazada y hace un comentario sobre el tamaño de su panza, los padres pueden usar ese momento para iniciar una conversación sobre la procreación.
  • Usen libros, películas y televisión adecuada a cada edad para complementar las conversaciones sobre sexo. Hay muchos libros y videos de calidad disponibles sobre el tema del sexo los cuales han sido diseñados para niños de diferentes edades. Los padres deberían revisar siempre los materiales por adelantado para asegurarse de que la información se ajusta a sus creencias sobre le sexo. Los padres nunca deberían proporcionar estos libros a los niños sin mantener una conversación posterior sobre la información y proporcionar oportunidades para que sus hijos hagan preguntas.
  • Empleen siempre los nombres correctos de las partes del cuerpo. Desde el comienzo, los padres deberían usar los nombres de todas las partes del cuerpo, incluidos los órganos sexuales, usando los nombres correctos. Igual que señalarían a los ojos, orejas y nariz, deberían hacer lo mismo con el pene, la vagina  los senos, etc. El uso de los nombres correctos desde el comienzo creará menos confusión en los niños.Respeten el sentido de espacio privado de los niños y enséñenles a respectar el espacio privado de otros. Cuando los niños tengan la suficiente edad para bañarse, ir al baño y vestirse solos, permitan que lo hagan en privado si así lo desean. Los padres deberían respetar las necesidades de espacios privados de sus hijos. Al mismo tiempo, los padres deben enseñar a sus hijos a respectar el espacio privado de los demás.
  • Contesten a las preguntas sobre temas de sexo de los niños directa y honestamente. Los niños a menudo pueden darse cuenta cuando sus preguntas son evadidas o cuando no se les dice la verdad. Los niños cuyos padres no les dicen la verdad a menudo sienten que no pueden confiar en ellos. También pueden llegar a pensar que el sexo es algo misterioso o temible y que no debe hablarse de ello abiertamente. Además, los niños tienden a ser más abiertos y honestos con padres que son abiertos y honestos con ellos.
  • No ignoren ni dejen de lado las preguntas de sus hijos sobre sexo. Los padres deberían esforzarse por contestar las preguntas sobre el sexo que hagan sus hijos, incluso si no se sienten cómodos al responderlas. Si los niños sientes que sus padres se sienten incómodos hablando de ello, pueden sacar la conclusión de que el sexo es algo malo, sucio o de lo que no debería hablarse.
  • Edúquense acerca de la educación sobre el sexo. Los padres deberían intentar aprender tanto como sea posible acerca de la educación sobre el sexo para que sean capaces de contestar abierta y honestamente a las preguntas de sus hijos. Además, cuanto más sepan los padres sobre los temas del sexo, más cómodos se sentirán a la hora de contestar las preguntas de sus hijos.
  • Prepárense. Puede resultar útil, especialmente si los padres no se sienten cómodos al hablar del tema del sexo, prepararse para las inevitables preguntas de sus hijos. Los padres deberían tratar de decidir por adelantado cómo van a afrontar el tema del sexo. Podría ayudarles practicar las explicaciones que van a dar antes de hacerlo.
  • Repitan las explicaciones. Los niños necesitan oír la información sobre el tema del sexo más de una vez. La educación sobre el sexo es un proceso continuo, y los niños probablemente deben oír esta información muchas veces antes de que comience a grabarse.
  • Expresen sus valores. Los padres deberían asegurarse de incluir sus ideas y sentimientos sobre el sexo en las conversaciones que tengan con sus hijos. Los niños necesitan saber lo que sus padres opinan sobre los temas de la sexualidad, además de la información objetiva.

¿CÓMO HABLAR DE SEXO CON LOS NIÑOS DE PREESCOLAR?
Los niños comienzan a desarrollar el sentido de sus propios cuerpos y un interés en la sexualidad a muy corta edad. Los padres deberían tener en cuenta que éste es un proceso normal. Aquí se explican algunas de las cosas que pueden hacer para inculcar ideas sanas sobre la sexualidad en los niños de edad de preescolar:


No castiguen a sus hijos por tocar sus propios genitales. Los niños de corta edad tienen una gran curiosidad sobre sus propios cuerpos. Es muy normal que se toquen y manejen sus propios genitales. En vez de castigarles o hacerles sentirse avergonzados por esta conducta normal, los padres deberían tratar este asunto de manera objetiva. Cuando los niños se acercan a la edad escolar, deberían ser informados de que aunque tocarse las partes privadas del cuerpo no importa, es algo que debe reservarse a un lugar privado, como el baño o su dormitorio.


Expliquen cuáles son las partes privadas del cuerpo y qué significa el concepto de partes privadas. Mientras los niños tienen poca edad, los padres deberían enseñar a sus hijos que ciertas partes del cuerpo son privadas, y que nadie más debe tocarlas. También es un buen momento para hacerles saber que pueden acudir a ustedes u otros adultos de confianza si alguien intenta tocar las partes privadas de su cuerpo.


Expliquen las diferencias entre sexos. Los niños en edad de preescolar tienen mucha curiosidad acerca de las diferencias entre los varones y las mujeres. Los padres deberían explicar estas diferencias a los niños.
¿Y SI ME SIENTO INCOMODO(A) HABLANDO SOBRE EL SEXO?
Siéntase acompañado(a). La mayoría de nosotros nos sentimos así y no debe sorprenderse:
• Muchos de nosotros aprendimos que el sexo era demasiado “sucio” para discutirlo.
• Muchos de nosotros tenemos miedo de no tener todas las respuestas.
• Para algunos es difícil admitir que nuestros niños son sexuales.
• Es mas, es difícil para algunos de nosotros admitir que nosotros mismos somos sexuales.
• Y algunos de nosotros tememos los sentimientos sexuales normales que existen entre nuestros niños y nosotros.

Pero puede hablar abiertamente con ellos acerca de sus sentimientos. Puede empezar diciendo algo como “Se me hace difícil hablar sobre esto. Mis padres y yo nunca discutimos estas cosas. Pero yo quiero que tu tengas a alguien con quien hablar sobre esto.”
No trate de esconder sus sentimientos o evitar el tema. Eso solo lo hará peor. Empiece una conversación y siga conversando abiertamente desde el principio. Recuerde que la información sobre la sexualidad es igual de importante como la comida, la protección y el cuidado amoroso.

¿QUE ES LO QUE QUIEREN SABER LOS NIÑOS? ¿QUE ES LO QUE NECESITAN SABER? ¿CUANDO LO NECESITAN SABER?
Lo que los niños quieren saber, es que si son “normales.” Les podemos ayudar a entender que es “normal” que todos seamos diferentes. Es más, la lección más importante que podemos compartir con nuestros niños es eso mismo: El ser diferente es normal.


¿POR DÓNDE EMPIEZO?
Los puntos para iniciar la educación sexual de los niños y jóvenes con discapacidad pueden variar. Sin embargo, para aprender las habilidades personales necesitan entender:

  • Lo que es público y lo que es privado: partes del cuerpo, lugares, actividades.
  • Cuerpos y emociones: información básica necesaria para el auto cuidado de cada día.
  • Límites y relaciones: los contactos, la conversación y la confianza que resultan aceptables en los diversos tipos de relación.
  • Distancia social: cómo dirigirse a los demás y cómo los demás han de dirigirse a él.
  • Planes de seguridad: qué hacer cuando se le toca de forma incorrecta.
  • Consecuencias del contacto incorrecto: Qué puede ocurrir si alguien toca a otro de modo incorrecto.


¿CUÁNDO ES EL MEJOR TIEMPO PARA EMPEZAR?

Es mejor empezar en cuanto los niños empiezan a recibir mensajes sobre la sexualidad. Y empiezan a recibirlos desde el momento en que nacen.Lo más importante es tener una actitud abierta y estar disponible cuando su niño quiera hablar.


¿A QUÉ EDAD LOS NIÑOS COMIENZAN A CUESTIONARSE SOBRE TEMAS SEXUALES?
La educación sexual debería comenzar desde la más temprana niñez, especialmente cuando el niño comienza a desarrollar el lenguaje y puede realizar preguntas. Para un pequeño, la sexualidad es un tema más entre tantos otros. Los niños reciben mensajes de libros o televisión, pero éstos suelen ser neutros o, peor aun, confusos.

¿A QUÉ EDAD LOS NIÑOS YA DEFINEN COMPLETAMENTE SU ROL SEXUAL?
El resultado final del proceso de desarrollo será un conjunto de actitudes acorde con la edad, ambiente, las relaciones familiares y otros factores, distintos unos de otros, en
cada individuo. Al cabo de los cinco o seis años, en el niño estará establecido su rol sexual. La figura de los padres es el eje principal de la identificación sexual, ya que ellos, como modelos o referencias principales son el estimulo suficiente para un desarrollo normal. Son el espejo a través del cual aprende su rol sexual, es decir, la conducta que se espera en un varón o en una mujer. El niño se siente semejante al padre o a la madre y actúa como si fueran modelos.

¿QUÉ HACEMOS SI PASA EL TIEMPO Y EL NIÑO NO DEMUESTRA INTERÉS?
La curiosidad debe aparecer alrededor de los tres años… Si eso no ocurre, hay que aprovechar la maternidad de algún familiar o amistad para abordar el tema y conversar sobre el origen de la vida.

¿CÓMO HACERLOS DIFERENCIAR ENTRE LA REALIDAD Y LA FANTASÍA?
A partir de los tres años comienzan además a vivir la edad lúdica: florece la imaginación, la fantasía, las inquietudes y surge el juego como la dinámica esencial en el proceso de crecimiento.
Entre los tres y cinco años lo sexual comienza a ser parte de los juegos. Se invitan a bajarse los pantalones, juegan al doctor o al papá y la mamá en la cama. Esto es parte del descubrimiento natural de ser hombres y mujeres, por lo tanto es esperable esta clase de actividades. A esta edad les intriga, por ejemplo, el porqué 
de las diferencias anatómicas, la importancia de las distinciones, cómo hombre y mujer se complementan en la reproducción.


¿CUÁL ES EL MEJOR AMBIENTE EN QUE UN NIÑO DEBE RECIBIR ESTA ENSEÑANZA? (CASA, COLEGIO)
Existe consenso entre los educadores y padres que una de las funciones principales de la familia es el cuidado de los hijos, lo que involucra también su crianza y educación. Son muy pocos los padres que conversan sobre sexualidad con sus hijos. Muchos por vergüenza, otros evitar temas que les resultan incómodos, otros por conocimiento, independientemente de las creencias religiosas que posean y de lo trascendente que consideren la educación sexual. La sexualidad es constitutiva del ser humano. Hombre y mujer son seres sexuados desde la concepción hasta la muerte. La sexualidad abarca todas las dimensiones de la existencia: lo corporal, lo relacional, lo afectivo, lo consciente (intención y libertad) y lo moral. En todas estas áreas, e incluso en muchas más, se halla presente.

¿ES NORMAL QUE LOS NIÑOS SE TOQUEN SUS GENITALES? ¿QUÉ SE DEBE HACER EN ESOS CASOS?
Este tipo de juegos tiene a veces la finalidad de satisfacer la curiosidad, muy propia de su edad. Por lo tanto, si se ven enfrentados a ello, no le atribuya importancia. Los niños actúan por imágenes. Y SI acarician a sus primos o amigos, o se besan, es porque han visto a sus padres acariciarse, a otras personas o han observado esto en programas de televisión. Bajo esta perspectiva sería muy injusto 
castigarlos o hacer que se avergonzaran por ello. A veces hay padres que sorprenden a sus hijos experimentando, o bien hay niños que lo cuentan espontáneamente. Más que escandalizarse y reprimir la conducta se debería aprovechar la coyuntura para conversar con ellos, usando palabras concretas y claras y respondiendo lo que les interesa saber. Ello genera en él una relación de confianza con el adulto.

¿QUÉ HACER SI EL NIÑO O NIÑA DESCUBRE A SUS PADRES TENIENDO RELACIONES?

A partir de los tres años, en la edad del juego y la curiosidad sexual, una de las principales teorías infantiles tiene relación con el acto sexual. Generalmente su concepción sobre la relación sexual es gatillada por el nacimiento de un hermanito, algo que vieron en la televisión o cualquier estímulo que les hizo divagar sobre el punto. No es raro que a esta edad los niños circulen especialmente pendientes, se levanten por las noches o se asomen sorpresivamente al dormitorio de sus padres. Buscan confirmar sus ideas. Según la teoría psicoanalítica, el niño concibe el acto sexual como un abuso o maltrato. Cree que los padres se están haciendo daño, lo que se gatillaría por eventuales ruidos que puedan oír.


No es ideal que vean a una pareja en la intimidad. Los padres deben ser cuidadosos y preocuparse de mantener cerrada la puerta e incluso ponerle llave si es necesario. Para un niño, al igual que para un adulto, es impactante ver un acto sexual y por ello con mayor razón requiere de explicaciones que le resulten coherentes.

¿ES RECOMENDABLE MOSTRARSE DESNUDO ANTE LOS NIÑOS?
Desvestirse para despejar la curiosidad de los niños no es lo apropiado, pero si ocurre naturalmente, si las situaciones son cotidianas dentro del núcleo familiar, no hay ningún inconveniente. Lo importante es la actitud que se demuestre en dicho momento, la naturalidad y el respeto que deben imperar y, especialmente, que nadie se sienta incómodo con el episodio.

¿CUÁNDO DEBO COMENZAR?De tres a cuatro años: Cuando llegan a los tres años, los niños ya saben que las mujeres y los hombres tienen diferentes órganos sexuales. Hay que hablar sobre ellos de la misma forma que se habla de la nariz, los codos y los dedos.
Los niños de tres años también desarrollan curiosidad en cuanto a “¿De donde vienen los bebes?” No tiene que describir lo que es la relación sexual en este momento. La respuesta debe ser sencilla en esta etapa. Puede decir algo como, “Los bebes crecen en un lugar especial adentro de la mamá.” A medida que van pasando los años puede agregar detalles cuando su niño(a) pueda entenderlos.
Los niños de cuatro años se apegan mucho a su padre o madre- aun si uno de ellos está ausente. Es más, pueda que el niño(a) sienta celos de la madre, el padre o la pareja de su madre o padre. Ellos pueden encariñarse con padres u otras personas que los cuidan sin importar el sexo de la persona. Ninguna de estas relaciones quiere decir que la niña o el niño sea homosexual o heterosexual. Debemos dejar que los niños se sientan cómodos con cualquier relación que formen. No debemos burlarnos de ellos si tienen “novio” o “novia.” Los niños de cuatro años puede que quieran estar en la cama con sus padres u otras personas que los cuidan.

CONSEJOS PARA PADRES:

  • • Sea un buen ejemplo para demostrar a los niños como se enriquece la vida a través de los valores.
  • • Asegúreles que son normales.
  • • Desarrolle el auto-estima de sus hijos — reconozca sus talentos y logros, de consejos constructivos y evite la critica y el castigo.
  • • Respeta la privacidad del adolescente tanto como valora su privacidad. No curiosee.
  • • Use nombres correctos para los órganos sexuales y los comportamientos sexuales.
  • • Aproveche los “momentos oportunos para la enseñanza.” El embarazo de una amistad, chismes en el vecindario o programas en la televisión pueden ayudar a empezar una conversación.
  • • Incluya temas como la orientación sexual, el abuso sexual y la prostitución.
  • • Sea claro en cuanto a sus valores y déjeles saber a los jóvenes que hay otras personas con diferentes valores sobre la sexualidad. Enséñeles que es importante respetar esas diferencias.
  • • No use tácticas para asustarlos para evitar que los jóvenes tengan relaciones sexuales — eso no funciona.
  • • De respuestas honestas, cortas y sencillas.
  • • Admita cuando no sabe la respuesta. Podemos ayudarles a nuestros niños a encontrar la respuesta en un libro o algún otro lado.
  • • No asuma nada. Por ejemplo, si el niño o la niña le pregunta “¿Qué edad tiene que tener para tener relaciones sexuales?” no quiere decir, “Estoy pensando en tener relaciones sexuales.”
  • • Que sepan los niños que usted está disponible y acostumbre a compartir lo que esta pensando y sintiendo.
  • • Hágales preguntas aunque ellos no las hagan — preguntas sobre lo que piensan y lo que saben.
  • • Decida lo que quiere decir acerca de sus sentimientos y valores antes de hablar.
  • • Deje que sus expresiones faciales, el tono de voz y el lenguaje del cuerpo apoye lo que dice con las palabras.
  • • Conozca el mundo en que viven nuestros niños. ¿Que presiones están viviendo? ¿Que es lo que ellos consideran normal?

Nuestros niños viven en una época en donde pueden criarse con la información sobre la salud sexual que necesitan para expresar y celebrar su sexualidad mientras se protegen ellos y a sus parejas contra el daño emocional y físico. La Serie de Comunicación Familiar de Planned Parenthood le ofrece a las familias consejos positivos y útiles en cuanto a la sexualidad humana. Busque otros títulos en esta serie en el Planned Parenthood de su comunidad.

¿CÓMO ENFRENTAR A LOS NIÑOS?
1.- No avergonzarse 
2.- Actuar con naturalidad 

3.- No demorar las respuestas 
4.- No inventar ni mentir

5.- Dar respuestas claras
6.- Usar lenguaje apropiado
7.- No dar detalles innecesarios
8.- Enseñar con el ejemplo
Enhanced by Zemanta