Somos conscientes que a veces preparar las oposiciones se realiza mientras se desarrollan otras actividades, ya sean laborales o personales, es por esa razón que muchos opositores aprovechan sus vacaciones para adelantar en el estudio. 

Sin embargo las vacaciones de verano no son la mejor época para estar concentrados en “nuestros temas”… el calor, el ruido, el desorden alimentario, las situaciones de angustia o los problemas personales son los grandes enemigos de la concentración y se debe aumentar considerablemente la “voluntad de estudiar” para rentabilizar este tiempo de vacaciones. Algunos consejos para hacer más llevadero el tiempo de estudio en vacaciones:

1. Intentar, si podeis no quedaros solo en vuestra casa a estudiar, ya que aunque parezca ideal porque se está más tranquilo, se alteran los ritmos y aumenta la sensación de agobio, que es de lo que hay que huir para conseguir tener éxito en unas oposiciones.

2. Aunque la organización y el control del tiempo es fundamental en cualquier momento en verano al no tener horarios marcados es fundamental que el tiempo de estudio se reparta con el tiempo de ocio y de descanso y así conseguireis rentabilizar mucho más el tiempo de estudio.

3. Combatir el calor.El calor influye a la hora de estudiar ya que “la incomodidad que produce incide directamente en el nivel de concentración”. Para contrarrestar sus efectos, tener la habitación ventilada, estudiar a primera hora de la mañana o bien por la noche. Si se estudia con luz natural, procurar no hacer sombra sobre el libro o los apuntes y, si es luz eléctrica, mejor tener dos focos: el del techo y la lamparita del escritorio. Una habitación despejada, ordenada y bien iluminada ayudará a que la vista y mente descansen.

4. Establecer acuerdos con la familia, los amigos y la pareja en los que se respete vuestro tiempo de estudio. Establecer horarios para que os llamen por telefono y horarios para quedar con amigos y pareja, el resto es tiempo de estudio. Los acuerdos son muy importantes, ya que normalmente vuestros amigos, familia o pareja estarán de vacaciones también.

5. Cuidar la alimentación. Para un buen rendimiento de la memoria y de la capacidad de concentración es imprescindible llevar una dieta equilibrada: hacer las tres comidas, beber dos litros de agua o refrescos cada día.

6. Intentar evitar la ansiedad que producen las opoisiciones, ya que en verano esta sensación aumenta: se espera conseguir avanzar mucho en los estudios, se ve que durante el año se ha hecho menos de lo esperado, etc. La sensación de ansiedad provoca falta de concentración, falta de sueño, etc. En estos casos busca un sitio fresco y no excesivamente veraniego para estudiar, estudia acompañado (una biblioteca es ideal) evita pensamientos irracionales, y siempre que te den los pensamientos angustiosos sal a dar un paseo.