Teniendo en cuenta la situación económica y laboral que tenemos en nuestro país., la opción de convertirse en funcionario resulta una salida atractiva para muchos licenciados, ya que se garantiza en teoría un trabajo para toda la vida.

El problema es que muchos piensan igual por lo que hay que pasar un proceso selectivo muy competitivo, que requiere mucho esfuerzo y que no garantiza obtener una plaza, en muchos casos ni siquiera una interinidad. En todas las oposiciones el número de candidatos supera en mucho el número de plazas, por lo que los candidatos son evaluados en función de los exámenes y de los méritos aportados. Hasta ahora en la primera parte del examen se valoran los conocimientos teóricos y su aplicación sobre unos supuestos prácticos, mediante la realización de una serie de ejercicios y en la segunda la aptitud pedagógica y el dominio de las técnicas docentes a través de la exposición oral de una programación didáctica y una unidad didáctica. 

Preparar unas oposiciones requiere un gran esfuerzo personal, constancia y horas de dedicación. Y esto se requiere siempre, independientemente de que el opositor acuda a una academia especializada o se decida a prepararlas por si mismo. Pero ahora que estamos aún en fase de oposiciones os dejo un  decálogo de pautas para afrontar los exámenes de oposiciones:

Motivación: Para aprobar una oposición es imprescindible mantener un elevado nivel motivacional y una actitud positiva.

Descanso: Es recomendable llegar al examen lo más descansado posible. Dormir aproximadamente ocho horas antes del examen facilita afrontar en mejores condiciones las pruebas. 

Naturalidad: Hay que educar la mente para que el día del examen sea interpretado como un día más de nuestra vida, especial, pero un día más. Si afrontamos el examen con naturalidad, todo será más fácil.

Relajación: Es importante controlar el estado de ansiedad los instantes previos del examen. 

Concentración: Desde el primer momento el opositor debe estar concentrado, debe evitar en los momentos previos al examen y durante la prueba posibles perturbaciones. 

Repasos finales: Acude a las pruebas que te planteen los preparadores antes del examen o si te las estás preparando por tu cuenta planificate ejercicios de repaso.

Calidad sobre cantidad: La organización y el método producen más y mejores resultados que la improvisación. Las personas que aprueban una oposición no siempre son los que más han estudiado, sino los que mejor lo han hecho.

Familiarízate con el lugar: Ayuda conocer el lugar dónde te vas a examinar. Debes llegar, aproximadamente, 30 minutos antes de la hora convocada.

Documentación: Debes dejar preparado de víspera y en un lugar que sepas que no se te va a olvidar, el DNI, el resguardo de la instancia y aquellos útiles que te sean necesarios para el examen.

Examen: Si al entregarte el examen, te sientes excesivamente nervioso, es preferible que dediques 5 minutos a hacer pequeños ejercicios de respiración y concentración y luego afrontar el examen a iniciar el examen en ese estado, pues ganarás tiempo.